juegos para xo gadgets para blogger

Estoy de regreso

15/1/08

¿Quien movio mi queso?-Stop a la ansiedad.




No todos los Seres Humanos actuamos así, de levantarnos y seguir adelante. Muchos esperamos que nos devuelvan nuestro queso es decir: Nuestra vida, Nuestro trabajo etc. etc. etc. Cualquier cosa puede ser el queso.

Después de ver este vídeo me viene a la mente algo de lo que había mencionado en otro "post" acerca de 2 libros que me han ayudado bastante en mi vida.
El primer libro es tan importante como el segundo, pero he llegado a la conclusión que si no estas bien física y sobretodo mentalmente de nada o de muy poco sirve el segundo. así que solo hablare del primer libro que se llama "Stop a la ansiedad sin pastillas"- Ricardo Ross.

Hablando del vídeo he de decirte que he visto y leído bastantes vídeos películas y libros donde nos hablan de la superación personal y te juro que después de verlas he terminado convencido de que ese es el camino y que a partir de entonces mi vida iba a cambiar, pero después de unas horas mi vida se volvía igual o tal ves peor porque iba acumulando frustración tras frustración.
Entonces siempre regresaba a mi mente las preguntas:
¿Porque no puedo si yo quiero cambiar?
¿Porque si quiero cambiar no hago algo?
¿porque si hago algo, nunca lo termino?
¿porque los demás si pueden y yo no?
Y muchas otras preguntas que nunca me terminaba de contestar, hasta que conocí este libro. No digo que las terapias no me hayan ayudado o que los libros no me sirvieran ni tampoco los vídeo o películas simplemente pienso que era el que yo necesitaba.
No quiero alargarme mucho porque quiero ponerles la introducción y el primer capitulo y ustedes lo juzguen y después si a ustedes les interesa podemos platicar acerca del mismo.

Introducción

El enfoque que te proponemos es revolucionario, porque rompe todos los moldes habitualmente aceptados sobre el tratamiento de la ansiedad. Miles de personas lo han seguido ya en todo el mundo con resultados sorprendentes. Si algo no tiene sentido es que sigamos haciendo lo mismo una y otra vez, a pesar de que no consigamos resultados. Eso pasa con las pastillas ("si no le hace efecto, aumente la dosis", o "esta semana no hemos tenido suerte, vuelva la semana que viene a continuar la terapia") Lo lógico es que cambiemos nuestros planteamientos, pero solemos caer una y otra vez en lo mismo.

Nuestro método es muy diferente a lo que has hecho hasta ahora. Te aseguro que funciona. Los psicólogos tenemos prohibido dar garantías, pero te puedo asegurar que si sigues las indicaciones que te doy más adelante tu idea sobre lo que te ocurre va a cambiar y vas a estar mucho más cerca de eliminar la ansiedad de tu vida. Pero no sirve para nada leer. Si sólo lees lo que viene a continuación vas a tener mucha información sobre la ansiedad, pero no vas a resolver tu problema de ansiedad. Para que el método funcione es imprescindible que realices todos los ejercicios. Algunos serán más fáciles que otros. Algunos quizás tengas que adaptarlos a tus características personales. Pero si haces los ejercicios, los resultados no se harán esperar.

Los seres humanos buscamos la comodidad, preferimos lo conocido a lo desconocido. Podemos encontrarnos con alguna situación insatisfactoria, con algo que no es aceptable para nosotros, y, sin embargo, no hacemos nada por cambiarlo. Nos quejamos, nos lamentamos y no hacemos nada por cambiar. Buscamos excusas en nosotros mismos, en los demás o en las circunstancias y nos quedamos quietos. Pasa el tiempo y seguimos en el mismo lugar.

Cambiar significa un riesgo. Incluso las situaciones más duras y difíciles tienen un grado de comodidad. Nos han enseñado desde pequeños que debemos evitar los riesgos. Ese miedo al riesgo es el que nos mantiene estáticos. Tenemos miedo al riesgo y al fracaso, al error y a la equivocación.

Sin embargo, si te fijas, todos los avances que has realizado en tu vida, todos los progresos, han sido el resultado de haber cambiado la comodidad de lo conocido por el riesgo de lo desconocido. Has cambiado los resultados erróneos por nuevos cambios y riesgos, hasta que has llegado al lugar que buscabas. A esto se le llama flexibilidad, la capacidad para introducir nuevos cambios hasta que encontramos la ruta adecuada.

Lo has hecho de forma automática, espontánea, sin pensarlo demasiado. Imagínate lo que puede ser si lo haces como resultado de una planificación. Tienes a tu alcance herramientas valiosísimas para que ese cambio se produzca con menos posibilidades de equivocarte.

CAPÍTULO 1

¿Qué es la ansiedad?

Cuando hablamos de ansiedad, hablamos de normalidad. Lo que a ti te ocurre, te ocurre porque eres una persona normal. Si tuvieras una grave patología, te ocurrirían otras cosas diferentes. Precisamente tu normalidad, el que seas una persona normal, hace que tengas ansiedad.

La ansiedad es un proceso absolutamente normal en el ser humano. Es una respuesta automática que se produce en nuestro cerebro más primitivo y reptiliano, el sistema límbico, cuando interpreta que existe un peligro para nuestra vida. Es lógico: todos los animales huyen del peligro o lo evitan. Esa es la principal característica de la ansiedad, evitamos las situaciones o huimos de ellas. Huída o evitación son los síntomas típicos de la ansiedad.

Cuando existe un motivo real, la ansiedad nos moviliza, nos obliga a buscar una solución. Si me enfrento a un peligro real, la ansiedad me ayudará a resolver ese peligro. Es lo que ocurre cuando se producen determinadas situaciones en nuestra vida cotidiana, un frenazo brusco, una persona amenazadora, una lámpara que se desprende de su soporte y cae al suelo de forma imprevista…

Sin embargo, cuando es nuestro cerebro quien interpreta que existe un peligro, pero este peligro no es real, sino imaginario, lo que ocurre es que nos quedamos bloqueados, indefensos. Si yo imagino que me ataca un león y mi cerebro lo codifica como algo real, entonces me enviará los mismos síntomas de ansiedad. Pero yo me quedaré inmovilizado, ya que no tengo escapatoria posible.

Existen muchos síntomas de ansiedad, fundamentalmente respuestas psicofisiológicas, es decir, respuestas que se producen en distintas partes del cuerpo, con un origen psicológico. Tener más de cuatro de éstos síntomas indica que estas dentro de un proceso de ansiedad. Tener menos de cuatro de éstos síntomas no tiene ninguna trascendencia.

Palpitaciones, sacudidas del corazón, elevación de la frecuencia cardiaca, sudoración, temblores o sacudidas, sensación de ahogo o falta de aliento, sensación de atragantarte, opresión o malestar torácico, nauseas o molestias abdominales, inestabilidad, mareo o desmayo, sensación de irrealidad o de estar separado de ti mismo, falta de concentración o sensación de mente en blanco, aturdimiento, tensión muscular, irritabilidad, dificultad para conciliar el sueño al acostarte, sensación de no haber descansado al levantarte por la mañana, sensación de entumecimiento u hormigueo, escalofríos o sofocos…

Otros síntomas hacen referencia a la sensación de pérdida de control (miedo a hacerte daño a ti mismo o a los demás en un arrebato incontrolable, miedo a hacer algo sin control o a volverte loco).

Ansiedad, nervios, angustia o estrés, son distintas denominaciones para un mismo fenómeno: el miedo. Miedo a tener un infarto de miocardio, a morir, a que ocurra alguna desgracia, miedo a atragantarte, a tener vómitos, a producir demasiada o poca saliva, a respirar demasiado o con poca frecuencia. Miedo a estar en sitios muy grandes o muy pequeños, miedo a estar con gente o a estar solo. Miedo a viajar en automóvil, en tren, en avión, en bus o a subirte a los ascensores. Miedo a objetos concretos, a personas determinadas o a situaciones específicas. Miedo a animales, a la administración de inyecciones o a la visión de sangre. Temor intenso a tener crisis de ansiedad. Miedo a volverte loco o a perder la cabeza. Preocupaciones irracionales por cosas de la vida cotidiana. Pensamientos, impulsos o imágenes que aparecen en tu cabeza y no las puedes evitar.

Todo esto son síntomas característicos de la ansiedad. No te preocupes si tienes cuatro o menos de cuatro de estos síntomas.

¿Qué ocurre? Que cuando empiezas a tener éstos síntomas acudes al médico pensando que te ocurre algo físico. El médico te receta alguna pastilla para eliminar el síntoma o te envía a un especialista, quien te pondrá otro tratamiento sintomático. Después de visitar a un rosario de especialistas, que no han conseguido eliminar el malestar, alguien te dice que vayas a un psiquiatra. El psiquiatra te dirá que lo que tienes es ansiedad y te pondrá un tratamiento sintomático, seguramente algún tranquilizante. Pasa el tiempo y te sigues encontrando fatal, porque notas que cada vez necesitas tomar más dosis del tranquilizante. Además, cada vez te encuentras peor en más sitios. Es como si tu ansiedad se estuviera generalizando hacia otros síntomas. Incluso es posible que los síntomas originales hayan desaparecido y ahora tengas otros diferentes. ¿Qué es esto? ¿Cómo puedo acabar con lo que me ocurre? Me dicen que todo depende de mí, de mi voluntad, que ponga más esfuerzo. Pero por mucho que lo intento, no consigo entender lo que me ocurre y mucho menos encontrar una solución.

La solución está en entender tu proceso interno y en descodificar la interpretación de la realidad que está haciendo tu cerebro de forma equivocada. Porque si hay un peligro real, entonces la ansiedad es algo maravilloso.*


Autor: Ricardo Ross

Titulo del libro: Stop a la ansiedad sin pastillas.



*Lo subrayado es mio.

Nota: El libro también es un audio libro que hace mas fácil su comprensión.


Si te intereso, deja un comentario.

No hay comentarios:

Aviso

Los archivos deben ser utilizadas con el unico fin de evaluacion y deben ser borradas despues de 24 horas y comprar el archivo original. El uso de los archivos corre por tu propia cuenta. En Directo no se hace responsable de cualquier mal uso del contenido.

Blogroll

Popular Posts